El Camino de Santiago: caminantes y no caminantes

Hoy termina la aventura de nuestr@s compañer@s y alumn@s por tierras gallegas. Hoy es el día que llegan a su destino : verán la ciudad de Santiago, la vida de sus calles, la ( siempre) concurrida Praza do Obradoiro, podrán abrazar al santo ( o no) y degustar las delicias gastronómicas de aquellos lares…

Por otro lado, la mitad del alumnado y 9 profesor@s nos hemos quedado aquí, y hemos continuado con las clases, con el día a día docente, echando de menos a compañer@s y alumn@s ( sí, se os echa de menos también ) y, por qué no decirlo, sintiendo ( algun@s) una envidia sana por la aventura en que os habéis embarcado l@s que estáis allí.

Mientras escribo esto pienso en la gente que van a llegar hoy a Santiago, y en que hoy tengo clases y mis alumn@s me esperan en el centro. Son dos partes de una misma realidad, una (algo) lejana – aunque el Blog del Camino Escribano nos la ha acercado a la pantalla de nuestro ordenador – y otra más mundana, pero que es la realidad que tenemos el resto del curso: toca el timbre, nos dirigimos a nuestra próxima clase, niños sentaos, venga, abrid el libro por la página…

Mañana es el día que ambas realidades de entremezclan, se difuminan, se vuelven una…

¡ Menos mal que hay unas vacaciones por medio para digerirlas ( ambas)!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en camino de santiago, Córdoba, educación, La Escribana y etiquetada . Guarda el enlace permanente.